Concepto de revelación

La palabra revelación, procede del latín re-velare, o sea, literalmente “quitar o retirar el velo, parecido significado que la palabra griega “apokalyptein” (Apocalipsis), que puede traducirse como aquella acción que nos permite descubrir lo oculto y verdadero. El último libro del Evangelio cristiano, recibió el nombre de Apocalipsis o Revelaciones. Su autoría se atribuye al apóstol San Juan, que aparentemente lo escribió en las postrimerías del siglo I, con lenguaje literario y cargado de simbolismos y profecías.

Concepto de revelación

Según la Teología, Dios ha revelado las verdades sobre los misterios de la Creación al hombre, pero no hay pruebas verificables sobre ello, por lo cual solo puede creerse en esas revelaciones, por medio de la fe. Algunas personas han tenido experiencias personales de revelación, como en el caso de sueños o aparición de imágenes se santos, ángeles o vírgenes, dándoles testimonios de verdades reveladas. Otras creen por la autoridad de las personas que dicen haber tenido tales revelaciones y las han compartido con los demás. Las revelaciones en ciertos casos, son presagios de acontecimientos venideros. La Biblia contiene la palabra revelada de Dios.

En el ámbito civil, también se usa la palabra revelación, por ejemplo en el caso de fotografías: “revelé un rollo de fotos, que tenía de una máquina antigua” o de dar a conocer secretos: “María le reveló a su novio un secreto familiar muy bien guardado” o cuando se destaca una persona hasta entonces no conocida, en ciertos ámbitos, artísticos, académicos o científicos: “Juan ha sido una revelación, siempre callado y sin participar, hoy expuso una teoría brillante”.