Concepto de ridículo

La palabra ridículo tuvo origen en el latín “ridiculus” vocablo integrado por el verbo “ridere” con el significado de “reír” más el sufijo “culum” que alude a lo que se usa como instrumento. Lo ridículo es aquello que por lo raro, tonto y a su extravagante mueve a risa o da ocasión a la burla y a veces al enojo. Por ejemplo: “Te has puesto una ropa ridícula, eso se usaba hace treinta años atrás, se reirán de tu aspecto” o “Es ridículo que me llames a esta hora de la noche para contarme esa tontería, podías haber esperado hasta mañana”. Lo que es o no ridículo es altamente subjetivo y dependiente de la cultura.

Concepto de ridículo

Existe otro origen también latino, que consigna la RAE y es derivarlo de “reticulus” cuya traducción sería “bolsa de red” que era justamente una bolsa que acostumbraban usar algunas mujeres para llevar sus pertenencias de mano.

Lo ridículo también puede provenir de que se trata de algo escaso o exiguo o por el contrario algo muy exagerado, por ejemplo: “Su ridículo patrimonio le hace incapaz de mantener a su familia” o “Es ridículo que el profesor me haga estudiar para mañana medio libro”.

Una situación ridícula es aquella donde el o los sujetos quedan descolocados, incómodos o simplemente en una posición graciosa, por algún acontecimiento externo. Por ejemplo: “Viví una situación ridícula cuando se me rompió el elástico del pantalón y en medio de la charla quedé en ropa interior”.

El ridículo puede ser usado en el arte y la literatura para captar la atención o mover a la risa.