Concepto de rival

La palabra rival nos llega desde el latín “rivalis”, que a su vez se derivó de “rivus” en el sentido de rivera del río, aludiendo a quien vivía en la zona cercana a los ríos y tenía el derecho de navegación, lo que hacía que muchas veces se generaran disputas en el uso de esa facultad entre vecinos.

Un rival es aquel que compite con uno en pos del mismo objetivo, puede tratarse de un solo individuo o de un grupo, y no solo acontece la rivalidad entre humanos, sino entre todos los seres vivos. Las plantas por ejemplo, rivalizan por obtener la energía solar, los animales por el alimento, la pareja o el territorio. Entre los humanos, al ser mayores las necesidades, pues a las de conservación se le suman las espirituales y culturales, también se generan mayores rivalidades.

Concepto de rival

Un rival no es necesariamente un enemigo, sino que puede ser un oponente circunstancial, por ejemplo: “En la escuela nos dividieron en dos grupos para competir, y mi mejor amigo quedó en el equipo contrario, lo que nos convirtió en rivales por un rato”. La rivalidad es normal y hasta productiva, si no la tomamos como enfrentamiento hostil y encarnizado, pues rivalizar limpiamente, nos hace crecer y esforzarnos. Perder ante nuestros rivales tampoco es malo. Se debe reconocer la derrota y tratar de superarse, para mejorar como persona o como grupo, en su caso.

Muchos toman pequeñas rivalidades como enormes peleas, y pueden llegar hasta agredir moral o físicamente a sus rivales, quitando el sentido al motivo originario de la rivalidad, por ejemplo. “Los simpatizantes de los equipos rivales se enfrentaron a la salida del estadio, y como saldo una persona murió. El evento, que pretendía ser amistoso y recreativo, terminó en tragedia”.

La sociedad nos somete muchas veces a enfrentar rivales, por ejemplo, cuando deseamos que una persona nos elija como persona y hay varios pretendientes, cuando deseamos ganar una competencia o concurso, o cuando entre hermanos desean obtener la mayor cantidad de atención de sus padres.

Los bienes públicos, pertenecen en su uso, por igual, a todos los ciudadanos, y no existe rivalidad cuando todos pueden disfrutarlos sin perjudicar a los demás, como sucede con el goce de un parque. Sin embargo, en el caso por ejemplo, de una universidad pública, donde las bancas o vacantes no alcanzan para todos se generará rivalidad en el ingreso para poder disfrutar de ese bien preciado que es la educación.