Concepto de rumor

Los rumores, conocidos en el lenguaje cotidiano como habladurías, son noticias no confirmadas que circulan de boca en boca, o modernamente por Internet, partiendo de una fuente no fidedigna, y que va creciendo en magnitud o tergiversándose a medida que circula de una persona a otra, adoptando características de verosimilitud, estando sugeridas por la antigua creencia, manifestada en el dicho: “si el río suena, significa que agua trae”. Su fuente es anónima, y los temas de interés general, para la sociedad en general o para ciertos grupos en particular (rumores en la escuela, oficina, barrio, etcétera).

No son necesariamente falsos, pero carecen de prueba, pues si se confirman se convierten en noticias. Pueden aseverar la existencia de un acontecimiento, aportar datos sobre cosas o personas, e incluso suelen usarse para calumniar o injuriar. En ocasiones pueden servir para sembrar desconfianza sobre determinados productos de consumo a los que se les atribuyen efectos negativos no probados, o por el contrario, alentar el de otros cuyos efectos benéficos tampoco están comprobados científicamente, en otras pueden provocar temor en la población sobre la situación del Estado lo que puede llegar incluso a desestabilizar a los gobiernos.

Pueden tener por objetivo sacar un provecho económico, laboral o político, perjudicar alguien, o simplemente bromear. Pueden dar origen a las leyendas urbanas, por ejemplo cuando se corre el rumor de la presencia de fantasmas en ciertos sitios.

Los rumores son desmentidos cuando se presentan prueban que certifican su falsedad.

También se usa la palabra rumor para designar un ruido continuo y sordo, tanto de voces confusas como de sonidos difusos de elementos naturales, como cuando hablamos del rumor del viento.