Concepto de sacrificio

La palabra sacrificio proviene etimológicamente de la unión de los términos latinos “sacrum”, con el significado de sagrado y “facere”, que puede traducirse como hacer. El sacrificio era la entrega de cosas, animales o personas, para honrar a las divinidades superiores, haciéndolas, por ello, sagradas.

Nace, por lo tanto, la palabra sacrificio, vinculada a lo religioso. Las religiones exigieron al hombre sacrificios u ofrendas, tanto en las politeístas como en las monoteístas.

Concepto de sacrificio

En las tribus aborígenes americanas era común regalarles a sus dioses, para calmar su ira, la vida de personas y animales. Muchas veces estos seres humanos destinados al sacrificio, eran vencidos en guerra, y hasta mujeres y niños, de sus propias tribus, eran quemados, arrojados al vacío, o decapitados. Algunos les extraían las entrañas o la sangre, todo acompañado con ritos.

En Europa también se realizaron sacrificios humanos, aunque éstos desaparecieron más temprano, temporalmente. En Roma, fueron abolidos en el año 97 antes de la era cristiana; y es por ello, que fue para los europeos una desagradable sorpresa observar en los comienzos de la modernidad, ese tipo de rituales entre las poblaciones originarias de América, a quienes condenaron y mataron, para “salvarlos” de sus prácticas que consideraron, demoníacas.

La Biblia judeo-cristiana no es ajena al reclamo divino de sacrificios. Entre otros, podemos citar el que le pidió Jehová a Abraham, que consistía en matar a su hijo Isaac, para probar su obediencia; y que luego a través de un ángel el propio Dios impidió, pues ya estaba convencido del respeto y temor que Abraham le tenía. En el cristianismo, el máximo sacrificio, para salvar a los hombres, lo hizo Cristo.

En la actualidad, la palabra sacrificio, se usa no solo en sentido religioso, sino también laico, pues hace referencia a todo gran esfuerzo y renuncia, que se realiza en pos de un objetivo personal, a favor de terceros o del Estado. Ejemplos: “sacrificó su propia libertad para encubrir el crimen que cometió su hermano”, “trabajó sacrificadamente toda su vida, y solo consiguió que se aprovechen de él” o “los hombres sacrifican su vida, muchas veces, desde la antigüedad, cuando van a pelear por su patria”.