Concepto de saneamiento

El saneamiento designa tanto a la acción de sanear, en el sentido de la reparación de un daño, y a su resultado, que es tornarlo sano o recuperado para su uso y función.

Todo aquello que es pasible de ser dañado es posible objeto de saneamiento, pero se usa particularmente en los siguientes casos:

En las edificaciones o terrenos, se denomina saneamiento al conjunto de medidas que se llevan a cabo para proveerlos de seguridad, en cuanto a su salubridad, higiene, y a la preservación de la humedad. En los edificios se instalan saneamientos, al establecer aparatos para eliminar los desechos, por ejemplo, inodoros; y otros, con el fin de evacuar las aguas residuales de cada unidad habitada, que consisten en conductos o tuberías, enterrados y colocados en pendiente, que permiten que las aguas negras circulen y se dirijan a los desagües comunitarios. Se incluyen también como saneamiento las depuradoras, y todo lo que sirva para eliminar sustancias residuales. Cuando estas medidas son adoptadas para el conjunto poblacional, se denomina saneamiento ambiental, que incluye el tratamiento de los residuos líquidos y sólidos.

En el ámbito económico, el saneamiento se refiere al conjunto de medidas que se toman para remediar una situación deficitaria, recortando gastos innecesarios, como despido de personal no productivo o su reasignación en áreas donde se necesiten, venta de máquinas u otros mobiliarios en desuso, etcétera; tratando de captar inversores, y apostando a lo que sea generador de mayores beneficios económicos, para poder ir pagando las deudas.

En Derecho el saneamiento o reparo de vicios redhibitorios (defectos ocultos de tipo material) y la garantía de evicción (por defectos de índole jurídicos) le corresponde al vendedor, que le debe asegurar a quien compró la cosa, su goce pacífico.