Concepto de santuario

La palabra santuario se deriva etimológicamente del latín “sactuarium” designando al lugar destinado a rendir culto a un santo, extendiéndose el concepto a todo lugar erigido con fines de protección, preservación y refugio.

En sentido religioso, el santuario es un sitio donde convergen lo humano y lo divino, a quien los primeros le profesan su devoción. Entre los hebreos es el lugar donde sellaron el pacto con Dios, en el Monte Sinaí, y desde donde le honran y lo respetan. El santuario terrenal es solo una mera copia del perfecto santuario celestial, que es eterno y primero, reservado para las almas justas.

Concepto de santuario

Todas las religiones tienen sus santuarios, donde se adoran a sus símbolos, santos, profetas, milagros, etcétera, como ocurre con Jerusalén ciudad bíblica donde convergen cada uno con su fe, cristianos, musulmanes y judíos, o el Vaticano para los católicos, o la Meca para los musulmanes.

El Santuario de Santa Afra, ubicado cerca de Girona, en España, es un ejemplo. Las peregrinaciones al santuario son frecuentes desde el siglo XVIII, pues se le atribuyen a esa Santa la cura de enfermedades sobre todo de la piel. Afra era una mujer pagana que se hizo cristiana por obra de San Narciso, y por ello fue quemada en la hoguera el 7 de agosto del año 304. El santuario fue reconstruido por San Simperto (750-807) luego de que fuera destruido en época de los bárbaros.

Los santuarios sintoístas se denominan jinjas, los que aparecen en Japón desde el reinado de Jinmu, su primer emperador del siglo VIII antes de la era cristiana. Están destinados al culto de los kami, sus deidades.

En Colombia existe un municipio llamado “El Santuario” ubicado en el departamento de Antioquia, denominado así porque en ese lugar se rendía culto a una diosa aborigen, y allí los españoles, tras la conquista, erigieron el santuario a la virgen de Chiquinquirá.