Concepto de silogismo

En Lógica, el silogismo es un razonamiento (paso de verdades conocidas a verdades ignoradas) de tipo deductivo (va de lo general a lo particular) que parte de dos premisas (afirmaciones) de las cuales se extrae o infiere una conclusión, que no debe agregar nada a lo contenido en las premisas.

El creador de la Lógica fue Aristóteles, en su obra “Organon” aunque nunca la llamó así, siendo el término introducido por los estoicos. La consideró un instrumento puesto al servicio del conocimiento científico, siendo su método propio, el deductivo.

Las proposiciones a diferencia de las preguntas, las órdenes y las exclamaciones pueden ser verdaderas o falsas. Sin embargo los silogismos no son ni verdaderos ni falsos, sino válidos o inválidos, pues un razonamiento que parte de premisas falsas puede ser válido, aunque la conclusión sea falsa, si la conclusión deriva necesariamente de las premisas. Lo que importa es su estructura formal.

Para que un silogismo sea verdadero debe partir de premisas verdaderas e indemostrables, definiciones o axiomas, lo que fue llamado por Aristóteles silogismo científico, donde ciencia y demostración son sinónimos, pues los conocimientos científicos deben basarse en la demostración.

Un silogismo es válido cuando sus premisas ofrecen un fundamento seguro para obtener una conclusión, de tal modo que si las premisas son verdaderas, también lo será la conclusión.

Ejemplos:

Silogismo válido con premisas verdaderas (razonamiento apodíctico)

Todos los perros ladran
Toby es un perro
Por lo tanto, Toby ladra

El término medio es “perro”, que es el que sirve de comparación, pues está en ambas premisas, y no debe aparecer en la conclusión.

Silogismo válido con premisas falsas:

Todos los hombres son inteligentes
Todos los seres inteligentes son felices
Todos los hombres son felices.