Concepto de socialización

La socialización es un proceso de aprendizaje que convierte a un individuo humano en integrante de una sociedad determinada, y a su vez la sociedad logra por este medio transmitir su cultura a través del tiempo. El individuo se apropia e internaliza la lengua, los símbolos, las creencias, lo valores y las normas que se han ido convirtiendo en referentes de esa sociedad, diferenciando lo que es positivo de lo negativo, con criterio de verdad, tratando de adaptarse para lograr ser integrado al grupo. Comienza la socialización desde que se nace y se prolonga a lo largo de la vida en forma ininterrumpida, terminando con la muerte.

Al principio se enseñan pocas conductas sociales bajo la protección de los adultos, siendo la madre y luego la familia, los primeros agentes de socialización, para que paulatinamente el sujeto vaya alcanzando autonomía, incorpore los contenidos, los valores y las normas del grupo, para que cuando sea adulto pueda transmitirlos a las nuevas generaciones en un ciclo que se renueva en forma permanente, en una continua y progresiva interacción.

La socialización se cumple en etapas sucesivas que van complejizándose a medida que el individuo crece, y se desarrolla su capacidad cognitiva. A la socialización primaria, a cargo de la familia, le siguen la secundaria, especialmente en manos de la escuela (institución creada para este fin específico) y del grupo de compañeros y amigos; para incorporarse luego en la edad adulta, la socialización terciaria, de la cual se ocupan la iglesia, el trabajo, los partidos políticos y los medios de comunicación masivos, entre otros.