Concepto de sociópata

Se denomina sociópata a quien padece una patología social, que caracteriza a los individuos antisociales, cuya estructura psíquica les impide acatar las normas que la sociedad ha elaborado para una convivencia pacífica.

Se trata de un trastorno de la personalidad que tiene causas genéticas y ambientales, siendo el primero de ellos en reconocerse, la psicopatía, a fines del siglo XVIII por el psiquiatra francés Philippe Pinel, quien describió a los psicópatas como personas que tenían actos de impulsivos peligrosos para sí mismos, sin perder la razón, o sea no delirante, pero estando la mente confusa, siendo concientes de sus actos dañinos. Por la misma época, el psiquiatra estadounidense Benjamin Rush, los denominó locos morales, concepto que perduró hasta 1835. El concepto de sociopatía aparece a mediados del siglo XX.

Concepto de sociópata

Los psicópatas y sociópatas son insensibles, crueles, no sienten culpa ni remordimiento, no aceptan los límites impuestos por las normas morales, sociales o jurídicas, lo que comienza a manifestarse desde la adolescencia. Si bien no todos los sociópatas son delincuentes, al no respetar los derechos de los demás son muy proclives a cometer actos ilícitos o inmorales. En la actualidad no hay acuerdo entre los profesionales de la salud mental sobre la diferenciación entre sociópatas y psicópatas. Muchos reservan el término psicópata para quien causa problemas graves a su propia persona y a los otros, de manera fría y calculadora, se integran a la sociedad e intentan agradar; mientras que los sociópatas suelen ser menos peligrosos y generalmente prefieren vivir aislados y marginados voluntariamente de sus semejantes, a quienes rechazan y temen; si causan daño lo hacen de forma menos sutil y más espontánea.

Es difícil realizar un diagnóstico adecuado pues suele confundirse con otras patologías y trastornos de la personalidad, por sus síntomas similares y también porque a veces los límites de lo moral, de lo bueno y lo malo, no es tan claro (por ejemplo un adolescente que realiza destrozos en su casa puede deberse a un trastorno de la personalidad o a un simple berrinche propio de su crecimiento) cuando no se sobrepasan ciertos límites, y cuando el trastorno aparece claro, puede ser ya muy tarde.