Concepto de soltero

La palabra soltero tiene su origen etimológico en el latín “solitarĭus”, con el significado de solo y libre de compromiso matrimonial.

Soltero es un calificativo y estado civil, que se aplica a las personas que no han contraído matrimonio nunca, o el vínculo ha sido anulado; pues si se han contraído matrimonio válido y éste concluyó por muerte de uno de los cónyuges, el supérstite tendrá el estado civil de viudo. El estado civil de divorciado o separado, se tiene estando ambos integrantes de la pareja vivos, cuando han decidido de común acuerdo o por voluntad de uno de ellos (con causa o sin ella según los diferentes ordenamientos jurídicos), presentarse a la justicia y obtienen una sentencia judicial al respecto que así lo declare. Si no existe una sentencia judicial pero la vida en común ha concluido, se consideran separados de hecho.

Concepto de soltero

Ser soltero o unirse con otra persona en matrimonio no es una obligación, sino un derecho que puede o no usarse, aunque en la Historia existen ejemplos de castigos que recibían las personas por permanecer solteras luego de cierta edad. En la época del emperador romano Augusto (18 a. C) se estableció por la ley Iulia, como obligación, que los varones entre los 25 y 60 años no debían permanecer célibes o sea, solteros, y lo mismo se imponía a las mujeres que tuvieran entre 20 y 50 años. A los solteros, a partir de las mencionadas edades, les eran impuestas penas económicas como por ejemplo, la imposibilidad de adquirir herencias o legados.

La edad para dejar la soltería y adquirir el estado de casado o concubino (si se vive en pareja sin estar casado legalmente) varía según la época y cultura. En la época romana que mencionamos en el párrafo anterior las mujeres se casaban en general muy jóvenes, siendo las mayores de 20 años consideradas solteronas, pues su destino era ser esposas y madres. Actualmente tanto hombres como mujeres permanecen en estado de soltería hasta edades más elevadas, ya sea por las comodidades que brinda la casa de los padres, porque necesitan terminar sus estudios o por los inconvenientes económicos de constituir un hogar y mantener una familia, dada por la inserción laboral rentable tardía.