Concepto de stock

La palabra “stock” es inglesa y podría traducirse en español, y en el ámbito empresarial, como existencia, o sea la cantidad de mercaderías, herramientas o materia prima que permanece almacenada como repuesto, para compensar a las que están en uso o destinadas a la venta, si es necesario reponerlas. Por ejemplo, pueden tenerse en stock, máquinas por si alguna se rompe y no parar la producción hasta que sean reparadas, cajas para empaquetar, o mercaderías destinadas a la venta si crece la demanda y tarda la reposición, y no perder así la posibilidad de comercializar el producto por no contar con la cantidad suficiente. El stock consta en los inventarios de la empresa, donde se detallan junto a los movimientos de entrada y salida de mercadería.

En el archivo de stock, en general computarizados, se deben consignar los datos de los artículos almacenados como su código, número y lugar físico donde se encuentran. Por supuesto las empresas que poseen stock son las que se dedican a la comercialización de bienes y no de servicios.

Para tener stock se necesita tener capital que permita invertir a futuro siendo una previsión que no da ganancias actuales. Sin embargo, en épocas de inflación es un buen recurso para aumentar ganancias, pues si se espera a vender lo que se tiene para comprar en ese momento, los productos estarán más caros, y tal vez los hayamos vendido al precio que ahora nos cuesta la mercadería. Tiene el riesgo de que si merman las ventas no podamos recuperar la inversión en el corto plazo. Otro riesgo se genera si las mercaderías almacenadas tienen fecha de vencimiento.