Concepto de subasta

La palabra subasta se formó de la unión de dos términos latinos: el prefijo “sub” que indica una posición por debajo, y el sustantivo “hasta” que puede traducirse como “lanza”. En la antigua Roma, los bienes de los deudores o prisioneros que se vendían a quien ofreciera más dinero por ellos, eran custodiados por una lanza, hasta que se realizara la venta pública.

La lanza en ese entonces, o también llamada “festuca” era un símbolo de dominio legítimo ya que el bien tomado de los enemigos era considerado como justo. Los esclavos objetos de conquista eran subastados en el foro.

Concepto de subasta

Subasta es un modo de venta pública de vienes al mejor postor, siendo sinónimo de remate. En la antigüedad romana los deudores insolventes eran despojados de sus bienes a través de una acción judicial, llamada Bonorum Possessio, quedando a disposición de los acreedores que debían hacer un inventario, dar publicidad de la situación por medio de afiches colocados en lugares públicos, y organizar el remate fijando día y horario, para convocar a quienes quisieran hacer ofertas, vendiéndose el patrimonio del deudor en bloque a quien ofreciera pagar más porcentaje de las deudas.

Un caso curioso era el que existía en el imperio babilónico, donde lo que se subastaban anualmente eran esposas, y era el único modo legal de conseguir contraer matrimonio.

En la actualidad las subastas se siguen usando como venta pública de bienes, ya sea organizadas por particulares, o dispuestas por una autoridad pública, en cuyo caso se trata de remates judiciales, que deben ser ordenados por el Juez de la causa. Puede hacerse la propuesta a viva voz o en sobre cerrado. Hay subastas que se venden al mayor precio aún cuando lo ofrecido sea muy bajo, y otras que parten de un precio tomado como base.

Son bastante usuales, desde finales del siglo XVIII las subastas de obras de arte, siendo los precios que se pagan por ellas, referentes en el mercado.

Existen también subastas de compra, que son inversas, ya que es el comprador quien convoca a los oferentes (proveedores o vendedores).