Concepto de sugerencia

Una sugerencia se refiere a la acción de sugerir, del latín “suggerere”, vocablo integrado por el prefijo “sub” que indica una posición inferior y el verbo “genere” en el sentido de “gestionar”.

Una sugerencia es una propuesta o insinuación sobre un modo de ser o de hacer para que otro la reciba y decida si aceptarla o no, por ejemplo: “Te hago la sugerencia de que sea más considerado con tu hermana” o “Me han sugerido que viaje a España en mis vacaciones”. No se trata de una imposición sino de una invitación. Quien realiza la sugerencia puede tener experiencia o conocer sobre el tema de que se trate y por ello invita a los demás a seguir ciertas conductas que le resultaron satisfactorias o que científicamente se ha comprobado su efectividad: “En el restaurante me sugirieron que pidiera el plato del día, pero no me gustaba” o “El médico me sugirió que cambie mi estilo de vida por uno menos sedentario”.

Concepto de sugerencia

La sugerencia es un punto de vista personal sobre cómo debe procederse en una determinada cuestión. Es similar a un consejo, aunque en este caso en general es dado por alguien que se cree estar en una posición de poder para asesorar. En otros casos la sugerencia no tiene nada que ver con un consejo, sino con una propuesta: “Mi hermana me sugirió que podemos visitar juntas a nuestros padres este verano”.

Muchos comercios (y empresas en general, públicas o privadas, destinadas a brindar un servicio) cuentan con un buzón de sugerencias, donde los clientes pueden proponer medidas para mejorar la calidad de la atención al cliente.

Hay personas que son más propensas a aceptar sugerencias, y otras que hacen caso omiso a las recomendaciones de los demás y deciden según lo que ellos creen más conveniente. No aceptar sugerencias no impone ningún castigo, salvo el arriesgarse a las consecuencias de nuestras propias decisiones, aunque aceptar sugerencias, salvo de quien sabe más que uno, no nos asegura mejores resultados.