Concepto de supervisor

Supervisar significa mirar desde arriba. La madre o la maestra supervisan las tareas de los niños, o el ama de casa supervisa las actividades de su empleada doméstica. Significa controlar para que el trabajo se cumpla de manera eficaz. El supervisor es aquella persona que en una empresa observa y dirige al personal para orientarlo y vigilarlo en el cumplimiento de sus funciones, asignándole los medios y recursos adecuados, y un plan de acción, coordinando equipos de trabajo, para obtener la mayor rentabilidad empresarial.

La misión del supervisor es técnica: implica organizar, inspeccionar, planificar y motivar al personal, respetarlo, evaluarlo, capacitarlo, aprovechar lo mejor de cada empleado, estimular la actitud colaborativa, escuchar al personal y orientarlo, organizar los elementos materiales, la materia prima y las máquinas, para maximizar su rendimiento. Un supervisor debe ser capaz de conducir un grupo, de ejercer su autoridad con respeto por sus subordinados, por lo cual él mismo, a pesar de que debe contar con experiencia, debe capacitarse, ya que no sólo es una tarea basada en experiencias previas, sino en metodologías y principios racionales; debe dar órdenes claras y precisas, conocer las tareas, priorizarlas de acuerdo a su importancia, y poder visualizar posibles soluciones a los problemas. El supervisor es guía, consejero, maestro, orientador, por lo cuál debe reunir las condiciones de estudioso, creativo, responsable, de carácter estable, y ser creíble.

En la jerarquía administrativa, los supervisores ocupan la cúspide, juntamente con los gerentes, ambos revisten calidad de líderes, y entre ellos deben tener amplia comunicación, a efectos de trabajar en conjunto, para el bien de todos.

Hay supervisores de ventas, de compras, de calidad, técnicos, de equipos, etcétera