Concepto de supino

Supino procede en su etimología del latín “supinus”. Indica una posición: la de estar para arriba, por ejemplo cuando colocamos las manos orientando las palmas hacia el cielo. Si se está además acostado, con las piernas extendidas y la espalda contra el piso, se denomina a esa orientación corporal, decúbito supino, o en clinoposición, por ejemplo: “Me acosté en posición supina para pensar con claridad”, “El cadáver fue hallado en posición supina” o “Para operar a mi perro lo colocaron en posición supina”. Lo contrario, o sea, la posición donde se encuentra algo hacia abajo, se denomina prono.

Concepto de supino

En otra acepción puede referirse a alguien necio, indiferente o sumamente ignorante. Lo supino es el grado máximo de esas calificaciones: “Tu ignorancia supina ha logrado asombrarme”, “Si tus mentiras son supinas puedes estar en graves problemas” o “Su necedad supina se manifestó en intentar cruzar a nado el mar embravecido”.

Por otra parte, y en Gramática latina, es una forma verbal, una de sus formas nominales que expresa la acción como objeto o finalidad. Su forma principal es el acusativo. Se trata de un sustantivo verbal, como lo es también el gerundio, que es neutro. El gerundivo no es un sustantivo sino un adjetivo verbal. El supino no se aplica a todos los verbos.

Por ejemplo el verbo “complere” que se traduce como cumplir, tiene como supino acusativo singular a “completum” que es “para cumplir”. Si se trata de supino dativo/ablativo singular la terminación no es “um” sino “u”, por ejemplo: “Id factum” significa “de hacer”. Al verbo en infinitivo se le anteponen en el primer caso, las preposiciones “a” o “para” y en el segundo, “de”.