Concepto de teocentrismo

En griego “theos” es Dios, “Kentron” es centro, e “ismo” es doctrina; por lo tanto el teocentrismo es la doctrina que coloca como centro del universo a Dios, debiendo los seres humanos vivir en esta vida para agradar al Señor y cumplir con su plan, aspirando al fin último que es llegar a Él luego de la muerte y vivir así una paz duradera.

El teocentrismo predominó de la mano del enorme poder de la iglesia medieval, y coincidió con el período conocido como oscurantismo, ya que toda explicación científica era cuestionada si no era a su vez compatible con lo escrito en las Sagradas Escrituras.

Concepto de teocentrismo

Era Dios el que decidía sobre la vida y la muerte, castigando a las personas con pestes o enfermedades de las que solo podían liberarse a través de oraciones que se recitaban cargadas de fe.

El disfrute material, los lujos, las actividades lucrativas, los placeres mundanos estaban prohibidos si se quería aspirar al reino celestial, y cuanto más sufrida era esta vida, más derecho tendría la persona en la próxima y eterna existencia.

Cada sector social, incluso los esclavos, estaban ubicados jerárquicamente según normativas divinas y así debían respetarse, de modo sumiso y pasivo.

La Literatura y el Arte reflejaban también esta ideología, relatando, dibujando y pintando sobre temas exclusivamente religiosos.

La libertad humana estaba limitada a cumplir estrictamente los mandatos bíblicos, por lo cual era imposible concebir en esta época la idea de libertad de expresión, y así muchos murieron condenados por herejes por el temible Tribunal de la Inquisición.

Los cuestionamientos a la iglesia que provocó su división y las nuevas ideas humanistas y antropocentristas del siglo XV que darían paso a la Edad Moderna, supusieron el fin del teocentrismo, pasando el hombre y sus necesidades a ocupar el centro del universo.