Concepto de tertulia

La palabra tertulia tiene un origen incierto, aunque muchos sostienen que se originó en homenaje al escritor y teólogo cristiano, Tertuliano (160-220) cuyas obras era usual que sean discutidas en la época del rey Felipe IV de España (1621.1665) especialmente en las Academias Literarias, y otras veces se hacían en la parte alta de los teatros, en sus balcones, y por eso hoy conocemos a ese sitio también con el nombre de tertulia.

Durante el siglo XIX sobresalió la tertulia “El Parnasillo” que se reunía en la ciudad de Madrid, en el llamado “Café del Príncipe” donde se convocaban los escritores románticos. En Granada la “Tertulia del Rinconcillo” se reunía desde principios de 1920, en el café Alameda, en la Plaza de los Campos, y allí concurrían entre otros miembros destacados de la Literatura, el Arte y la Política, el escritor Federico García Lorca, el músico Ángel Barrios y el político franquista Antonio Gallego Burín.

Concepto de tertulia

Las tertulias, son entonces, además de los lugares altos de los teatros, las reuniones informales de intelectuales, que periódicamente se realizan con el objeto de conversar, especialmente sobre temas importantes y opinables, las que pueden darse en casas particulares o en salones de té o café, u otros lugares de asistencia masiva.

El contenido de las tertulias abarcan diversos ámbitos: artísticos, políticos, religiosos, filosóficos, etcétera, y lo importante en ellas es la riqueza del debate y el aporte al crecimiento del conocimiento sobre el tema y si es posible, el análisis de posibles soluciones al problema.

Por extensión se aplica también a cualquier charla de sobremesa: “Nos quedamos con mi familia hasta tarde, de tertulia, hablando sobre temas familiares y de la realidad del país” u “Organizaremos una tertulia para contarnos sobre nuestras vidas, ya que hace mucho tiempo que no nos vemos con los ex compañeros de la escuela”.