Concepto de tiranía

La palabra tiranía tuvo origen en el vocablo griego τυραννία (de allí pasó al latín como “tyrannus”) que se aplicaba en un principio a todos aquellos que habían ocupado el poder político a través de la fuerza, ante la crisis social que vivían las polis griegas en el siglo VIII antes de Cristo. Eran los dueños o amos de sus súbditos.

Las polis estaban dominadas por la nobleza, sin pensar en los humildes. Esto permitió la ascensión de los tiranos con el fin de lograr derechos para los más olvidados, por lo cual recibieron en general el apoyo de la gente común, campesinos, artesanos y comerciantes, acuciados por las deudas y cansados de las leyes injustas, lo que se había mejorado con la acción de los legisladores, pero esto no duró mucho tiempo.

Concepto de tiranía

Los tiranos, sistema de gobierno impuesto por Pisístrato en el año 560 a C, en general tuvieron todo el poder, pero fueron buenos para la gente. Hicieron obras públicas, repartieron tierras, y mejoraron la actividad comercial y manufacturera. Para quitar del mando a un tirano había que hacerlo por la fuerza, lo que originó guerras internas o civiles.

En el siglo V a C. surgió en Atenas la democracia, establecida `por Clístenes. Mucho tiempo después, el filósofo Aristóteles (384 a.C.-322 a.C.) realizó una clasificación de las formas gubernamentales y en ellas la tiranía, era una forma impura, y deformación de la monarquía donde el único que ejercía el gobierno arbitrariamente, lo hacía en forma absoluta y sin preocuparse por el bienestar de su pueblo.

Montesquieu en el siglo XVIII llamó a la tiranía, despotismo, donde quien gobierna, uno solo, lo hace en forma caprichosa, sin respeto por las leyes.

Modernamente tiranía se aplica a todo sistema de gobierno opresor, y también a aquellas personas que ejercen autoridad sobre otras en forma arbitraria, sean padres, jefes, maestros, etcétera. También hay cosas que nos dominan, como la tecnología o el tiempo de la que suele decirse que son tiranos.