Concepto de títulos

La palabra título proviene del latín “titulus” y significa letrero. Por ello se conoce como título a la denominación que antecede a una obra literaria, teatral, de cine, tema musical, etcétera, que muchas veces alude a lo principal de su contenido, representada por una sola palabra o una frase.

Los textos jurídicos, como leyes o reglamentos acostumbran a dividirse en títulos que abordan diferentes temáticas.

La acepción de título, referida al escrito donde consta un derecho adquirido por quien lo ostenta data de la Francia del siglo XVI. Así se llama título a la acreditación por parte de alguien de determinada condición social, política, académica u honorífica (título de rey, de conde, de médico, de abogado, etcétera).

Los títulos académicos se obtienen luego de reunir ciertos requisitos de aprobación de exámenes donde se acreditan los saberes pertinentes y en ciertos casos la elaboración de tesis.

Los títulos nobiliarios fueron comunes en la Europa del Antiguo Régimen y fueron gradualmente suprimidos tras el triunfo del ideario igualitario de la Revolución Francesa.

Los títulos de propiedad son aquellos donde consta que una persona es dueña legñitima de determinada cosa, que en el caso de inmuebles o muebles registrables, deben inscribirse en el correspondiente registro.

También son títulos los documentos que acreditan que alguien es acreedor y otro deudor de una obligación (títulos de crédito). Pueden ser públicos o privados. Los títulos al portador al no poseer dueño determinado pueden transmitirse libremente. Los títulos ejecutivos pueden ser ejecutados judicialmente sin probar su causa.