Concepto de topónimo

El vocablo topónimo nos remite etimológicamente al griego “toponymion”, integrado por τόπος o “topos” que indica que se trata de un lugar, y por ὄνομα léase, “ónoma” en el sentido de “nombre” por lo cual literalmente topónimo es el término con el que se indican los nombres de los lugares.

Los topónimos o nombre de lugares, han dado lugar muchas veces a apellidos, sirviendo el lugar de procedencia del más remoto antecesor del linaje el que se usará para designar a todos sus descendientes, como es el caso del apellido Córdoba, que se asignó a los originarios de la ciudad de Córdoba en Andalucía (España). En otros casos sucede lo inverso, el nombre o apellido de las personas puede usarse para designar el lugar (como Bolivia que surgió del nombre del libertador Simón Bolívar) aunque los topónimos que nombran ciudades, países u otras regiones también pueden haber surgido de ciertas características del lugar, por ejemplo Mississippi significa “padre de las aguas” o de su similitud con otros sitios, como el caso de Venezuela que puede traducirse como “pequeña Venecia”. Otras veces responde a un origen histórico remoto y se discute su significado. Tal es el caso de Chile, que los españoles continuaron usando respetando su nombre originario que sería “chiri” en quechua en el sentido de “helado” o “chili” en mapuche, onomatopeya del canto de un pájaro autóctono llamado trile.

Concepto de topónimo

La Onomástica es la ciencia que se ocupa del estudio de los nombres propios de un sitio geográfico, la Toponimia se ocupa de indagar su origen etimológico.

Muchos libros traen como anexo un índice de topónimos, para facilitar la búsqueda de los lugares que se nombran indicando su correspondiente página.

Los topónimos se denominan más específicamente hidrónimos si hacen referencia a la manera de llamar a los ríos u otras fuentes de agua, u orónimos si la referencia es al nombre de montañas.