Concepto de trato

La etimología de la palabra trato nos remite al latín “tractare” con el significado de “arrastrar”.

Tiene varias acepciones:

En el sentido de normas de cortesía, el buen trato hace referencia a que en las relaciones humanas las personas tengan un acercamiento amable y respetuoso en sus gestos y palabras; de lo contrario habrá maltrato, lo que muchas veces puede afectar la dignidad humana, hacer pasible a quien lo causó de sanciones, o configurar un delito en los casos más graves. Así hablamos de maltrato infantil, de maltrato doméstico o de maltrato del patrón sobre sus empleados. También puede haber un maltrato hacia los animales o hacia los objetos propios, de otros o de los que son destinados al uso público. Quien mal trata ofende y lastima, física o moralmente. Por el contrario lo que es sano es tener un trato cordial, agradable y más o menos formal dependiendo del grado de confianza y contexto en que ocurra: “El comerciante se dirigió a su cliente con un trato considerado y suma paciencia”, “El trato del médico hacia la paciente fue cordial pero respetuoso” o “Debes modificar el trato que tienes para con tus alumnos, eres muy agresivo y los intimidas”. No tener trato con alguien es no poseer ningún tipo de comunicación.

Concepto de trato

Por otro lado, hacer un trato es llegar a un acuerdo luego de mantener diferentes posturas o puntos de vistas o para repartir tareas: “He llegado a un trato con Alfredo, mi compañero de habitación, el la limpiará los martes y jueves y yo los lunes y miércoles”, “Me han ofrecido un trato para morigerar mi condena, si delato a mis cómplices, cumpliré menos tiempo de prisión” o “Hicimos un trato con la dueña sobre el arriendo de la casa, no abonaré el alquiler por dos meses y me ocuparé de arreglar la vivienda”. El trato puede ser verbal, en general simbólicamente representado en un apretón de manos, o formalizarse en instrumentos escritos, privados o públicos.

Hay varios films que llevan ese nombre, por ejemplo, “The Deal” o “El Trato” es una película de producción española del año 2006, dirigida por el estadounidense Bryan Goeres.