Concepto de trinchera

La palabra trinchera procede según algunos autores del alemán “trennen”, de donde pasó al italiano como “trincera” para finalmente llegar al español. Otros afirman que procede del latín vulgar. Su significado etimológico es separar por medio de zanjas. Lo que se separaba era un sector del terreno, generalmente por debajo del suelo, para lo cual se excavaba la superficie, formándose un camino angosto, que servía de refugio a los soldados en los enfrentamientos armados, y para realizar el ataque sin ser vistos. Muchas veces las trincheras estaban conectadas a través de ramales.

Concepto de trinchera

Desde que los combates cuerpo a cuerpo fueron sustituidos por las armas de fuego, se vio la necesidad de hallar ciertos medios de protección que reemplazaran a los antiguos escudos y armaduras personales. Las trincheras que servían para ocultar a muchos guerreros fue una solución que se empleó por ejemplo en el siglo XIX en las guerras napoleónicas.

La guerra de trincheras se usó con mucha asiduidad durante la Primera Guerra Mundial, pues el auge de la industrialización, y la inversión en gastos militares, lo que fundamentalmente hizo Alemania unos años antes de la guerra, les permitió alcanzar gran poder y sofisticación en artillería y municiones. Las trincheras, como refugios subterráneos cumplieron en gran parte su misión. Esta guerra de trincheras tuvo lugar en una segunda etapa luego del despliegue masivo de tropas, donde Alemania logró invadir Bélgica y adentrarse en Francia, por el oeste; mientras que por el este entraba en territorio ruso. En la guerra de trincheras se detuvo el avance y lo que se deseó, era causar la mayor destrucción al oponente y tener una posición segura.

Cuando alguien se refugia en un lugar, de allí se resiste a salir, y pone obstáculos a quienes desean ingresar, se dice que se “ha atrincherado”.