Concepto de tumba

La raíz indoeuropea “teu” que significa hincharse, se trasladó al griego como τύμβος “tymbos” y se convirtió en “tumba” en el idioma latín, pudiendo ser traducido como montículo o túmulo de tierra, para ser destinado a tapar a los muertos que se entierran. En los albores de la humanidad eran grupos de rocas que se usaban para cubrir el cadáver, hasta que luego se cavaba la tierra cubriéndose con ella y con piedras al muerto, con fines no solo religiosos sino también de higiene y salubridad pública.

Concepto de tumba

En Egipto, las pirámides, eran las tumbas de los faraones, pero también había otras, las mastabas, a las que se llegaba por un pasillo, donde el muerto era colocado bajo tierra en un sitio rectangular, y las llamadas hipogeos, que eran excavaciones que se hacían dentro de las montañas, donde se colocaba el cuerpo y luego se volvía a rellenar el espacio para que no se visualizara desde el exterior En la Antigua Roma, las tumbas que contenían el cadáver eran lugares religiosos, ubicados fuera de la ciudad, de propiedad privada en su origen, pero que al ser destinado a contener el cuerpo del difunto, quedaba fuera de la actividad comercial.

Al ser las tumbas albergue de quienes ya no tienen vida, son lógicamente silenciosas y tristes, y es por ello que se usa para calificar a sitios o a personas que no generan ruidos, por ejemplo: “esta ciudad es aburrida, tediosa, lúgubre y se resiste al progreso como una tumba”, o “hoy estás callado como una tumba”. Expresiones tales como “casarse es como hacer una tumba al amor” tiene la significación de fin de la existencia de ese sentimiento.

En algunos pueblos mediterráneos se construyeron catacumbas para albergar a las tumbas de los muertos, o criptas subterráneas.

Actualmente las tumbas están o no bajo tierra, y son cámaras que se ubican en iglesias o en cementerios públicos o privados, también con el fin de contener el cadáver.