Concepto de turno

La palabra turno, hace alusión al efecto y a la acción del verbo turnar, del latín “tornare” a su vez derivada de “tornus” vocablo que se tomó del griego con el significado de “vuelta” o “giro” y que era la herramienta o torno que usaba el alfarero para tornear. Del latín pasó al francés como “tourner” para arribar desde allí al español.

Un turno es una sucesión ordenada de repartos de cosas, funciones, actividades o servicios entre varios sujetos. Por ejemplo: “Me falta mucho para que me toque el turno de actuar, son muchos los que representan papeles en esta larga obra de teatro”, “Pedí turno para que el médico me atienda, y recién pude concretar la cita para el mes próximo”, “Hay tanta gente que quiere expresarse que parece que va a haber que sacar turno para hablar” o “No te adelantes, espera con paciencia tu turno, para eso te asignaron un número de orden de llamado”.

Concepto de turno

“Estar de turno” es una expresión que indica que ha llegado el momento para expresarse, desempeñarse, recibir una recompensa o un castigo: “Te ha llegado el turno de dar la lección”, “La Farmacia está abierta aunque sea feriado, porque hoy está de turno”, “Parece que estoy de turno, me han pasado cosas malas una detrás de otra en esta semana”.

En el ámbito laboral o académico, se designan como turnos los períodos a lo largo del día en que se cumplen las funciones o se organizan las clases: “Los menores de 16 años no pueden trabajar en el turno nocturno” o “Los alumnos del turno mañana hoy no tienen clases”.

Coloquial y despectivamente se aplica a quienes aprovechan ciertas oportunidades para sacar ventajas (conocidos como oportunistas): “El mentiroso de turno quería embaucarnos para que le compremos su mercadería de dudosa procedencia”.