Concepto de ultimátum

La palabra ultimátum es un vocablo latino del siglo XV (es un cultismo ya que no figuraba en el latín clásico) que pasó al inglés tres siglos después, y de allí a nuestro idioma. Su utilización es muy frecuente en el ámbito diplomático, y designa la última oportunidad que se le da a alguien, en general un Estado, para que deponga su actitud, ante la inminencia de un ataque armado, u otras sanciones internacionales como un bloqueo comercial. Es un último e imperioso llamado de advertencia, para que se tome alguna conducta o se cese en ellas, fijando las consecuencias del no acatamiento.

Tiene también otros usos, por ejemplo: “Mi papá me dio un ultimátum, o apruebo el año de la facultad o tengo que buscar trabajo, pues ya no me mantendrá más”, “El secuestrador le dio un ultimátum a la familia de la víctima, o paga el rescate en 48 horas o mata al secuestrado”, “Recibí un ultimátum del Juzgado: o cancelo la deuda mañana o me rematarán la casa”. Como vemos se trata siempre de un plazo perentorio que se otorga a la otra parte, vencido el cual se actuará en consecuencia. Puede ser legal, o ilegal como en el segundo ejemplo expuesto.

Un ultimátum famoso históricamente, fue el que Austria envió a Servia el 23 de julio de 1914, con una serie de peticiones a raíz del asesinato del Archiduque Francisco Fernando y su esposa, mientras visitaban Servia. La negativa de Servia de aceptar las condiciones impuestas en el ultimátum, fue uno de los desencadenantes de la Primera Guerra Mundial.