Concepto de urna

Procedente en su etimología de idéntica palabra latina, con urna se designa a recipientes de distintas formas y tamaños, y con usos también diversos, aunque suele emplearse específicamente tanto para nombrar a la caja o vasija que contiene los restos mortuorios incinerados, como también a aquella caja no transparente, cerrada, con una ranura, en donde se depositan los sobres con los votos de los comicios electorales, o los sobres o papeles usados en cualquier clase de votación o sorteo, donde prima la necesidad del secreto del contenido. Ejemplos: “ten cuidado cuando limpias los muebles; sobre el armario está la urna con las cenizas del abuelo, y puede caerse si lo haces con brusquedad” o “el recuento de los votos contenidos en la urna comenzará a las 19 horas”, respectivamente.

Concepto de urna

Antiguamente era una medida que se usaba en los líquidos, equivalente de la mitad de un ánfora.

Existió una cultura denominada “cultura de las urnas” propia de los pueblos agrícolas de la Edad del Bronce. Se había logrado, en las llanuras de Hungría y del Bajo Danubio, una producción cerealera importante, gracias a nuevas técnicas entre las que se destacó el arado a tracción animal. El trabajo del bronce se perfeccionó, creándose armas que contribuyeron a su mejor defensa, como cuchillos, puñales, espadas y cascos.

Pero el nombre de “cultura de las urnas” que se extendió desde Suiza al mar Negro, incluyendo también a Grecia, respondió a sus creencias religiosas, que incluían la existencia de una vida posterior a la muerte, para lo cual creían que el cadáver debía incinerarse, y las cenizas guardarse en urnas.