Concepto de validez

Se aplica la palabra validez para designar aquello que es válido o formalmente adecuado, por ajustarse a las reglas, ya sean lógicas, matemáticas o legales.

En Lógica, un razonamiento será válido, cuando la conclusión se derive de sus premisas. Será la conclusión verdadera si las premisas lo son, pero si éstas son falsas, y la conclusión también, esto no significa que el razonamiento no pueda ser formalmente válido si lo que dice la conclusión está contenido en las premisas. En la Lógica formal, los sujetos y predicados de las proposiciones se reemplazan por letras, sin tomar en cuenta la verdad o falsedad de las premisas, sino tomándolas solamente como variables. Así se toma un camino de inferencias, que garantiza a través de un examen lógico del lenguaje, que los discursos posean ausencia de contradicciones.

En Derecho también el concepto de validez es muy utilizado, pues muchas veces la forma es un requisito para la validez de los actos jurídicos. Por ejemplo, un testamento puede ser declarado inválido porque quien lo confeccionó era menor de edad o no estaba en su sano juicio, o por no observarse las formas que la ley establece para cada tipo de testamento que se haya elegido (ológrafo, público o cerrado, según el Código Civil argentino).

En cuanto al matrimonio, para que sea válido, debe ajustarse a las normas que rigen en el lugar donde se celebre.

Las notificaciones también pueden invalidarse, por ejemplo, por no haberse efectuado las mismas en el domicilio indicado por las partes.

Las leyes son válidas, independientemente de la justicia o injusticia de su contenido, cuando se ha seguido el procedimiento legal establecido para sancionarlas.