Concepto de ventaja

La palabra ventaja reconoce su origen en el latín “abante” = “delante”. En el francés a partir de este vocablo se formó “avantage” y de allí lo tomó el español como “ventaja” para designar lo que se sitúa por delante de otra cosa. Hasta el siglo XII se la usaba para nombrar en los barcos, su parte delantera; luego su uso se generalizó para todo lo que se antepone.

Una ventaja es algo positivo, que pone a una cosa o a un ser en mejores condiciones que los otros para alcanzar un resultado, llegar a una meta, obtener más ganancias o beneficios, etcétera. Cuando esta ventaja procede de una especial concesión a un individuo o grupo, avalada por el poder público, se denomina privilegio, como ocurrió con las ventajas que tenían los nobles y el clero en el medioevo.

Concepto de ventaja

Las ventajas pueden proceder de la propia característica del objeto o sujeto que la posee: “Este ordenador tiene varias ventajas respecto de otros similares, es más rápido y permite aprovechar muchas más funciones”, “María tiene ventaja con respecto a sus compañeros: vive cerca de la escuela, tiene muchos contenidos previos, y sus padres la estimulan en lectura y ciencias” o “El teletrabajo tiene la ventaja de poder hacerse desde mi casa”. En otros casos, la ventaja procede de la concesión de un tercero, lo que en general se da a quien tiene menores oportunidades, para ser más equitativos: “Como eres más chico que yo, te daré la ventaja de empezar a correr primero en la carrera” o “Les han dado ciertas ventajas a quienes viven en barrios más humildes para acceder al crédito para refaccionar sus viviendas”.

En las competencias es frecuente hablar de ventajas, cuando un competidor individual o un equipo va ganando, por ejemplo: “En el partido de fútbol, el equipo visitante aventaja al local por dos goles” o “El marcador cerró con una amplia ventaja para el tenista local”.

En el ámbito empresarial, la ventaja competitiva, implica que una empresa tiene mejores condiciones de posicionamiento en el mercado, ya sea por su marca, la calidad de sus productos, el precio, la exención de impuestos, etcétera, lo que hace que pueda obtener mayores ganancias y expansión a corto, mediano y largo plazo.

Las ventajas que se logran en forma legal y ética son plausibles. Sin embargo, en ocasiones, las ventajas son obtenidas por medio de argucias, influencias u oportunismo, lo que las convierte en injusticias: “Juan tuvo ventajas en el examen se copió de su compañero y la maestra no lo notó”, “Tuve ventaja para conseguir el empleo público pues mi tío es funcionario estatal y me eligieron a mí entre miles de postulantes sin siquiera citarme a una entrevista laboral” o “Aproveché la ventaja que me daba la oscuridad de la noche y la manifestación popular, para entrar a robar a un comercio de la zona”.