Concepto de vernáculo

La palabra vernáculo es etimológicamente derivada del vocablo latino “vernaculus”, usado para designar a aquel que ha nacido en nuestra casa, especialmente referido al esclavo nacido en la propiedad de su amo (vern).

En la actualidad, con vernáculo se hace referencia a lo nativo o propio de una región o país, y su uso más específico es el ámbito de la lengua. Cuando se dice idioma vernáculo es la lengua originaria de un pueblo, que pudo haberse sustituido por un idioma extranjero, especialmente en virtud de las conquistas. En el continente americano, por ejemplo, los aborígenes sometidos por los españoles tenían un idioma vernáculo (quechua, aymará, guaraní, entre otros) que fue reemplazado por el español. Las nuevas leyes educativas de los países de América Latina tienden al respeto de esta diversidad cultural y a la enseñanza bilingüe, para que quienes hablan la lengua vernácula no queden relegados de a educación y el progreso.

En la propia España, coexisten junto al español que es la lengua oficial, hablada por el 80 % de la población aproximadamente, otras lenguas vernáculas, cooficiales, como el catalán, el gallego, el vasco y otros idiomas traídos por los inmigrantes que llegan con sus propias lenguas vernáculas a radicarse allí.

Si bien se usa en especial para referirse al idioma, no es poco usual que se emplee el término vernáculo para referirse a la flora o fauna autóctona o al patrimonio cultural tradicional de un lugar, que puede incluir su arte, sus tradiciones su arquitectura, etcétera. Actualmente el patrimonio cultural vernáculo, que diferencia a un lugar de otro y lo personaliza, referencia su historia y su ideología, se va perdiendo por la homogeneización cultural producto de la globalización.