Concepto de Virrey

Hubo virreyes en Europa, como el de Aragón, el de Portugal o el Nápoles; también hubo virreyes en las colonias portuguesas establecidas en Brasil y la India; y en británicas en Indostán e Irlanda.

El Virrey en las colonias americanas que dependían de la corona española, tras la conquista de América, era la máxima autoridad del virreinato y residía en América. El primer virrey fue Cristóbal Colón, y luego su hermano Diego en el año 1511. Los primeros virreinatos fueron el de Nueva España, cuyo primer virrey fue Antonio de Mendoza y Pacheco; y el de Perú, siendo su primer virrey Blasco Núñez de Vela, en el siglo XVI. En el siglo XVIII se crearon el virreinato del Río de La Plata y el de Nueva Granada, con las reformas borbónicas, que también privilegiaron a personas letradas más que a militares para desempeñar el más alto mando en América.

Concepto de Virrey

El Virrey en la América hispánica, elegido a propuesta del Consejo de Indias que residía en España, ejercía su autoridad de modo unipersonal, pero responsable: durante el ejercicio de sus funciones, en general de tres años, era vigilado y asesorado por la Audiencia, integradas por los oidores que tenían además funciones judiciales. Al final de su período de gobierno debía someterse al juicio de residencia que le realizaba el Juez Residenciador, elegido por el Consejo de Indias. Este juez escuchaba los cargos por parte de los habitantes, recibía la defensa del Virrey y luego dictaba la sentencia que se comunicaba al Consejo de Indias, pudiendo imponerse penas de multas, confiscarse los bienes o condenárselo a prisión. La conmutación o el perdón de la pena solo era atribución del Rey.

El Virrey no tomaba sus propias decisiones, sino que era la autoridad en América que representaba al rey de España, quien por razones de distancia necesitaba una extensión de su poder en América. Las funciones del Virrey eran administrativas, políticas, eclesiásticas, militares y judiciales.