Concepto de visita

La palabra visita hace referencia tanto a la acción como también al efecto del verbo visitar, que proviene etimológicamente del latín “visitare” y su traducción es “ir a ver”. Cuando hablamos de visita lo hacemos para referirnos al hecho de dirigirnos hacia un lugar ajeno al propio, para cumplir una finalidad. Ejemplos “este año visitaré Europa para encontrarme con castillos, palacios y museos y aprender un poco de su historia”, “Iré de visita a casa de mi prima pues la extraño ya que hace mucho que no la veo”, “Arreglaré mi casa para recibir a las visitas tan esperadas”, “Visitaré el cementerio para dejar unas flores en las tumbas de mis familiares”, “la visita de Julia fue inoportuna, los dueños de casa estaban descansando” o “El médico visitó al enfermo en su domicilio pues su fiebre tan alta le impidió al paciente desplazarse hacia el consultorio”.

Concepto de visita

La presencia de personas extrañas a un lugar (visitantes) puede ser agradable o indeseable, como por ejemplo en este último caso cuando nos visitan ladrones o ciertas plagas. Pueden además ser preanunciadas o sorpresivas, y su estancia puede ser corta o prolongada. Puede tratarse de visitas familiares, de muestras de amistad, de cortesía, de protocolo, o también visitas para efectuar peticiones, reclamos o inspecciones. A los lugares religiosos se los visita para conocerlos o para practicar el culto respectivo. En los lugares turísticos suelen contratarse visitas guiadas, donde personas que poseen amplios conocimientos sobre esos sitios, trasmiten esa información a los visitantes. En determinados lugares como clínicas, sanatorios o cárceles suelen establecerse horarios de visita.

Con respecto a los sitios Web las visitas son la cantidad de personas que han interactuado allí (leyendo información, mirando videos, comprando, comentando, etcétera) durante un determinado período de tiempo.