Concepto de abastecimiento

Abastecimiento es el resultado de abastecer que proviene en su etimología de abastar, y a su vez de “bastare” o “bastus” que significa suficiente.

El abastecimiento puede definirse como aquello que está aprovisionado de lo que se necesita, lo contrario es el desabastecimiento que implica carencia de productos o recursos necesarios según el fin de que se trate. Por ejemplo: “necesito abastecer mi heladera, me quedé sin provisiones”, “es necesario el abastecimiento de la población con recursos hídricos, ya que la sequía fue intensa” o “se ha logrado abastecer de energía eléctrica y servicio de agua potable a poblaciones muy alejadas del casco urbano”.

Es además un término muy usado en el ámbito empresarial, aludiendo al stock de productos, de materia prima, de recursos humanos, tecnológicos o energéticos con que se cuenta para hacer frente a las necesidades de la demanda en cierto período de tiempo.

La falta de abastecimiento, además de las pérdidas dinerarias, puede provocar demoras en la producción cuando se trata de materia prima o recursos, o insatisfacción de la demanda que se volcará a comprar en otro lugar, con la consiguiente mejora del posicionamiento de la competencia en el mercado.

Es por ello que el abastecimiento debe seguir un proceso que comienza con la recepción de los insumos y su control en cantidad y calidad, de acuerdo a la copia que envía el sector de compras. Si se da conformidad con la recepción, el segundo paso del proceso es el almacenaje, donde se acumulan, controlan y cuidan los artículos recepcionados. Por último, cuando en el almacenaje observan la reducción de stock al mínimo necesario, se vuelve a informar al sector compras para reiniciar el ciclo, y evitar el desabastecimiento.