Concepto de abombado

La palabra abombado tiene su origen etimológico en el latín “bombus” = “bombo”, que significa zumbido. El bombo designa el instrumento de percusión que produce ruidos que impiden la concentración y la meditación, por lo cual abombado hace referencia al estado mental confuso, al aturdimiento, que una persona puede padecer ya sea por estar expuesta a ruidos muy fuertes, tensión extrema, calor agobiante, fiebre, consumo de alcohol o drogas, etcétera. También se usa para calificar a una persona que tarda en reaccionar, que responde de modo inconsistente o que no coordina bien sus pensamientos. Ejemplos: “este calor me hace sentir abombado, siento mareos y no puedo trabajar ni estudiar” o “estás abombado, no te concentras en lo que te explico, y me contestas cosas sin sentido”.

Concepto de abombado

También se usa aplicado a alimentos sólidos o líquidos cuando estos pierden color, textura y/o sabor, adquiriendo un olor desagradable, por comenzar un proceso de descomposición. Esto ocurre particularmente con la carne y embutidos. En los líquidos a veces se aplica cuando están calientes. En los enlatados, el abombamiento de las latas (que se hinchan) por desprenderse dióxido de carbono, pueden provocar envenenamiento por las bacterias que contaminan los alimentos que contienen, provocando botulismo.

Este último sentido de la palabra al que aludimos al hablar de las latas hinchadas, se refiere a una forma convexa (similara la forma de un bombo o una bomba) que adoptan ciertos objetos u organismos, formato que se denomina abombado.

En Medicina el estómago abombado es el que se presenta hinchado o distendido, a causa de gastritis o colon irritable. Un caso particular es el de la mujer embarazada cuyo abdomen está abombado a raíz de contener un nuevo ser (en forma pícara se les dice que tienen un “bombo”).