Concepto de acomodación

La palabra acomodación proviene en su etimología del vocablo latino “accommodatĭonis”, integrado por “ad”, que se traduce como “hacia” y por “commodus”, a su vez derivado de “modus” = “medida”.

La acomodación es un proceso que consiste en ajustar algo a un modo o medida para adaptarlo o hacerlo posible de aprovechamiento eficaz, llevadero, placentero o grato. Ejemplos: “la acomodación de los muebles de esta oficina tiende a volverla más acogedora y funcional” o “presiento que mi acomodación a la nueva rutina va a ser lenta y me costará mucho esfuerzo”.

Concepto de acomodación

En Psicología la acomodación es una fase de la adquisición de un nuevo saber, que fue explicitada por el psicólogo Jean Piaget (1896-1980) padre de la epistemología genética. Según este autor cuando incorporamos un nuevo conocimiento en virtud de nuestros sentidos lo estamos asimilando, pero al ingresar en nuestra estructura cognitiva este nuevo contenido pugnará por hallar un lugar entre los demás que preexisten en nuestra mente, y al tratar de ganarse ese sitio se producirá un cambio cualitativo de esquemas, creándose uno nuevo o una modificación del anterior, donde el nuevo saber pueda convivir con el resto, lográndose de nuevo el equilibrio que existía antes de su asimilación.

En Oftalmología, se conoce como acomodación a la capacidad del cristalino, que forma parte del ojo, con formato de una lente biconvexa, que gracias a que aumenta su espesor y su curvatura, logra así enfocar la luz de objetos lejanos, para lo cual se aplana; y cercanos, donde se abomba, de modo involuntario o inconsciente. El grosor del cristalino es controlado para su correcto enfoque por el cuerpo cilliar.