Concepto de acotación

La palabra acotación hace referencia tanto a la acción de acotar como a su efecto. El verbo acotar reconoce su origen etimológico, en el indoeuropeo “keu” con el significado de percibir o advertir, de donde pasó al latín como “cautus” = prudente. De ese término se derivaron otros, entre ellos acotar, para nombrar a todo aquello que queda dentro de ciertos límites.

En nuestro idioma una acotación designa una aclaración o agregado, que se hace a un texto o discurso, en general colocadas marginalmente: por ejemplo: “los glosadores de la Escuela de Bolonia hacían acotaciones marginales para comprender mejor la obra jurídica del emperador Justiniano” o “si observas la acotación, podrá ver las referencias bibliográficas tomadas en cuentas por el escritor”.

Concepto de acotación

Se usa en las obras teatrales, para hacer referencia a las notas aclaratorias, como las características del decorado o las entradas, salidas y movimientos de los personajes, al tono de voz, etcétera, que permiten una interpretación más acertada y ajustada a lo que tuvo en mente su autor.

Toda aclaración oral o escrita, es denominada acotación en el lenguaje coloquial: “el maestro hizo a los alumnos varias acotaciones sobre cómo desea que presenten el trabajo”. Cuando se dice “acotación al margen” significa que hemos dejado de lado las aclaraciones y detalles.

En dibujo técnico, los detalles del objeto representado (medidas, distancias, espesor, radio, referencias) que pueden colocarse en forma de notas, o representarse con símbolos o líneas, se llaman también acotaciones. Para acotar el dibujo de un objeto se lo divide geométricamente, en un prisma podemos considerar su altura, su profundidad y su ancho; en una circunferencia podemos acotar su radio y su diámetro.