Concepto de adaptación

La adaptación es un proceso de acomodación o ajuste de una cosa, u organismo, o hecho; a otra cosa, ser o circunstancia. Son cambios que se operan en algo, con motivo de agentes internos o externos. En el primer caso por ejemplo puede alguien adaptarse a convivir con su nuevo modo de pensar; y en el segundo adaptarse a vivir con menos dinero por haberse quedado sin trabajo; en ambos casos significa un cambio de actitud o de conducta.

En lingüística existe adaptación cuando una lengua recibe de herencia algunas palabras de otro idioma y las reacomoda con el propio.

En teatro o en cine, los argumentos de las obras literarias son modificados para poder exponerlos bajo esas formas artísticas.

En educación se habla de adaptación curricular, cuando los contenidos prescriptos en un programa de enseñanza deben modificarse de acuerdo a la realidad del aula.

La adaptación social significa los cambios que deben operarse en una persona originados en las distintas circunstancias que se modifican en su entorno humano y las exigencias que ese medio le impone. La persona deberá adaptarse a cumplir con las normas de usos y costumbres, morales y sobre todo jurídicas, si quiere ser considerado un miembro útil y no marginal. En este caso será un desadaptado social.

Los procesos de adaptación en muchos casos son muy difíciles, como ocurre con los inmigrantes, que deben adaptarse a nuevas pautas culturales si desean ser integrados en la comunidad a la que arriban.

Hay personas que son más proclives a adaptarse al cambio que otras, y algunas son capaces de readaptarse aún en situaciones de extrema dureza, y salir airosos. Esto último se conoce como resiliencia.

En las primeras etapas de la vida es muy común que los bebés requieran de un proceso de adaptación para convivir con otros niños y adultos fuera de su entorno familiar. Esto ocurre cuando los niños deben concurrir a guarderías, o en su ingreso a la escolaridad.

En la naturaleza, los seres vivos deben adaptarse a las circunstancias de su medio, como ocurre con las plantas que habitan en zonas desérticas, que almacenan agua en sus hojas. Esto se logra luego de largos períodos y permite la supervivencia de las especies.