Concepto de advertencia

La palabra advertencia, indica la acción y el resultado de advertir (poner sobre aviso). Está conformada por dos términos de origen latino: el prefijo de cercanía “ad” más el verbo “vertere” con el significado de “girar”.

La advertencia es una acción preventiva, que a través de palabras orales o escritas, con símbolos o con gestos, ponen en alerta al sujeto a quien se dirigen, para que se ponga a cubierto o evite ciertas conductas que podrían traerle consecuencias negativas o desagradables. La advertencia puede referirse a que alguien cambie o mejore su actitud voluntaria: Ejemplos: “La maestra me advirtió que si sigo portándome mal, citará a mis padres”, “Esta vez me llegó una advertencia por no respetar las reglas de tránsito, la próxima vez, me multarán”. Puede requerirse una omisión: “Deja de hablar, o serás sancionado” o tratarse de un aviso para alejarse o protegerse de un peligro: “Las autoridades advirtieron sobre la llegada de un huracán e hicieron recomendaciones al respecto”, “Hay una advertencia sobre el peligro de un animal feroz suelto que escapó del zoológico”.

Concepto de advertencia

En el tránsito es común observar carteles con dibujos y palabras que advierten sobre ciertos riesgos y medidas de seguridad (camino sinuoso, escuela cercana, velocidad máxima permitida, etcétera).

Ciertas obras literarias, teatrales o fílmicas contienen recomendaciones, advirtiendo sobre el riesgo de que sean leídas o presenciadas por menores de edad.

Cuándo la advertencia, que es el aviso, trae aparejado que el sujeto advertido, sufrirá un daño si no cumple la orden de hacer o no hacer lo requerido, se trata de una amenaza: “Ya los secuestradores no me advierten. Me han amenazado con que si no pago el rescate matarán a mi hijo”. También puede tratarse de una advertencia (aviso o denuncia) de la existencia de una amenaza (posibilidad de sufrir un daño): “En la televisión están advirtiendo sobre la amenaza de inundaciones graves”.