Concepto de ahorro

La palabra ahorro reconoce en el árabe su origen etimológico. Proviene de “hurr” con el significado de “libre”, que al principio se aplicaba, como “hurro” a quienes no tenían la calidad de esclavos, por haber sido liberados; para ello se extendía con fines probatorios un documento o carta de ahorro. El ahorro era el dinero con el cual el esclavo compraba dicha libertad. Luego se extendió a cualquier forma de liberación, ya sea material o espiritual. Luego pasó a designar lo contrario, entendiéndose por ahorro lo que se mantiene en reserva o cautivo para su uso posterior.

Concepto de ahorro

El ahorro es guardar para cuando haga falta, lo que actualmente sobra o de lo que aún con sacrificios podemos prescindir. Por ejemplo, podemos ahorrar esfuerzos, descansando algunas horas por día, para poder conservar fuerzas para poder continuar la actividad en los días subsiguientes; podemos también ahorrar tiempo, cuando por ejemplo nos insume un lapso menor llegar a un lugar en automóvil que caminando; o podemos ahorrar palabras cuando no las emitimos si no tenemos nada interesante que decir o somos sintéticos en nuestras expresiones.

El ahorro de dinero significa ir acumulando los excedentes en monedas o billetes que podemos no gastar, para poder hacer inversiones futuras o prevenir ciertas contingencias, como gastos por enfermedades. Podemos conservar el dinero ahorrado en nuestros propios domicilios, en alcancías (el clásico chanchito) o esconderlo en sitios menos visibles para potenciales ladrones; o también podemos ahorrarlo en lugares especializados, Bancos u otras entidades financieras, que nos darán algún interés por confiarles a ellos el dinero, que a su vez podrán usar cuando se los entreguemos a plazo fijo, pues recién en esa fecha podremos disponer de los montos entregados. En las cajas de ahorro el interés en menor pues podemos retirar, en cualquier momento, con restricciones en el número de extracciones pero no en el monto el dinero depositado. Este tipo de ahorro no es muy conveniente en épocas de inflación, pues la tasa de interés que ofrecen los Bancos en general es menor que el índice inflacionario.

Un ahorro muy importante es el ahorro en el consumo de agua y energético.