Concepto de alegoría

En el griego es donde se encuentra el origen etimológico del término alegoría. Más exactamente se halla en la palabra άλληγορία que vendría a traducirse como “hablar de manera figurada”. Un significado que vendría a suponer que en la actualidad aquel concepto venga a referirse a la ficción que trae consigo que algo signifique o represente una cosa diferente.

No obstante, el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua también le da una segunda acepción al término que nos ocupa y lo utiliza para definir a toda aquella obra o composición, ya sea artística o literaria, que goza de un sentido alegórico.

Un tercer significado de alegoría lo encontramos en el ámbito artístico, y más concretamente en lo que es la pintura y la escultura. En este caso concreto, se define a dicho concepto como la representación simbólica que se realiza de una serie de ideas de tipo abstracto a través de figuras, de conjuntos de dichas figuras o bien de cualidades.

Un claro ejemplo de esta tercera acepción podemos encontrarlo en cuadros mundialmente conocidos como pueden ser La primavera (1477 – 1478) del pintor renacentista Sandro Boticelli o El jardín de las delicias (1480 – 1490) del artista holandés El Bosco.

Finalmente, el cuarto significado que tiene la palabra que estamos abordando es el que se emplea en el campo de la Retórica. En este caso se trata de una figura que en un discurso, y mediante el uso de una serie de metáforas y de un uso real y otro figurado, se encarga de dar a conocer una cosa diferente a la que se está expresando.