Concepto de amplitud

La palabra amplitud procede del latín “amplitudo”, término integrado por “amplus” = “grande” o “amplio” más el sufijo de cualidad “tud”. Por ello amplitud es un calificativo para todo aquello que tenga la calidad de amplio, dilatado, extenso o grande.

Ejemplos: “Este balcón tiene una gran amplitud, ya que recorre toda la extensión del edificio”, “La amplitud de las playas puede apreciarse al ver la cantidad de personas que pueden descansar cómodamente en ellas” o “Me gustaría comprar una casa con habitaciones de mayor amplitud, ya que tenemos varios niños”.

Concepto de amplitud

En Física, si nos referimos a la amplitud de un movimiento oscilatorio, ondulatorio, o de señal electromagnética, aludimos a la distancia entre el punto que está más lejos de la onda y el punto medio o de equilibrio. En un movimiento rectilíneo no uniformemente acelerado, periódico y alternativo, la amplitud está representada por la distancia desde el punto de equilibrio hasta la máxima separación que logre alcanzarse.

En los ángulos, su amplitud es equivalente a su medida, siendo las unidades usadas para su medición, el radián, el grado sexagesimal y el grado centesimal.

La amplitud modulada (AM) es un sistema de radiación de ondas que las varía o modula, tomando en consideración la amplitud de su frecuencia. Se usa en la comunicación electrónica. Lo que se varía en este caso es la amplitud de la señal, a diferencia de la frecuencia modulada (FM) donde se cambia la frecuencia.

La amplitud u oscilación térmica es la variación de temperatura entre sus valores máximo y mínimo tomando como referencia un lugar específico durante un determinado lapso temporal (día, mes, año, etcétera) o la media registrada en esos períodos. La amplitud térmica depende de los siguientes factores: La temperatura y la humedad medias, la intensidad, variación y duración de los vientos y la proximidad al mar. En los lugares costeros hay menor amplitud térmica.

La amplitud de ideas o de pensamiento se refiere a la capacidad de la mente a abrirse a nuevos conocimientos, reevaluar los ya existentes, modificarlos y enriquecerlos: “Su amplitud de pensamiento le permite valorar culturas diferentes a la propia, e incorporar todo aquello que le resulte positivo”.