Concepto de armario

Armarium (lugar donde se guardan los artefactos). Esta es la palabra latina de la que procede el concepto actual de armario con el que viene a definirse a todo aquel mueble cerrado dotado con puertas que en su interior posee perchas, estantes o cajones tanto para guardar prendas de vestir como cualquier otro tipo de objeto.

En la época romana parece ser que tiene su origen este elemento que nos ocupa que en aquel entonces era utilizado como lugar para guardar las armas aunque, poco a poco, fue siendo empleado para hacer lo propio con libros o incluso con los retratos de los familiares antepasados.

En la Edad Media, por su parte, el armario se usaba para encerrar armaduras y armas y habría que esperar hasta el siglo XV, aproximadamente, para que este mueble adquiriera el concepto y la utilización que tiene realmente en nuestros días.

Así, hoy existe una gran diversidad de tipos de armario los cuales se pueden encontrar, por ejemplo, a lo largo y ancho de las diversas estancias que componen una vivienda. Así, en la cocina están para guardar alimentos o utensilios, en las habitaciones se utilizan para tener colocadas todas las prendas de vestir y en el baño se emplean para conservar todos los productos de higiene personal y estéticos.

Metálicos, de plástico o de madera. Así pueden ser los armarios aunque, no obstante, uno de los más frecuentes es el conocido como empotrado que es aquel que se crea aprovechando un hueco de una estancia por lo que su única parte visible es la puerta que lo abre.