Concepto de asidero

La palabra asidero está compuesta por dos términos de origen latino: “ansa” en el sentido de “asa” o “empuñadura” y el sufijo de pertenencia “ero”. Asidero es por lo tato, y de acuerdo a su etimología aquello que permite agarrar algo por su parte saliente, una agarradera, manija o mango de formas variadas, fabricados de modo ergonómico, por ejemplo: “Si hallara un asidero, para tomarme y ascender me sentiría más seguro”, “Toma la tasa por su asidero para no quemarte” o “Si le colocas un asidero a tus armarios, no marcarás tus dedos en el mueble al abrirlos”.

Concepto de asidero

Por extensión y tomando en cuenta que asidero es un apoyo, se usa para designar todo aquello que corrobora una información y la hace certera. Ejemplos. “Las pruebas que presentas, le dan asidero a tus palabras”, “El asidero que la existencia de Dios debes hallarlo en la fe”, “No tienen asidero las afirmaciones del testigo ya que son totalmente inverosímiles”.

También son asideros, aquellas ayudas que en momentos críticos contribuyen a sacarnos de apuros o son un soporte emocional. Ejemplos: Mis padres son el asidero al que me aferro cuando la vida parece hacerme tambalear”, “En mi esposo encontré el asidero para comenzar una nueva vida”, “Siempre es bueno contar con amigos verdaderos si se quiere tener un asidero seguro” o “El Estado no ha sido un asidero para aquellos que perdieron su empleo y se sumieron en la miseria”.

Si buscamos un apoyo que cuente con información confiable para servirnos de ayuda especializada y reconocida, debemos procurar un asidero profesional, por ejemplo en un médico o en abogado.