Concepto de atajo

La palabra atajo se conformó de la unión de dos términos latinos; el prefijo “a” y el verbo “taleare” con el significado de “cortar” usado especialmente con referencia a la tala de árboles y sus ramas. En el atajo el corte se realiza en caminos, buscando un modo de llegar a destino por un sendero más corto, diferenciado del principal, pero a veces más peligroso, pues es poco transitado o está mal iluminado, si las autoridades locales no lo consideran un camino oficialmente habilitado para el tránsito. Ejemplo: “Para llegar a tu casa puedo ir recorriendo las calles en forma recta o hacer un atajo atravesando la plaza” o “El lobo del cuento de Caperucita fue muy astuto pues llegó antes a la casa de la abuela al tomar un atajo”. En algunas ciudades, que cuentan con diagonales, éstas son atajos previstos en el trazado de la ciudad que permiten ahorrar varias cuadras.

Concepto de atajo

Por extensión un atajo es tomar un camino más corto para cualquier resultado: “la carrera universitaria que elegí es muy larga, por eso me conformaré con un título intermedio, que me permita trabajar, a modo de atajo” o “al heredar la fortuna de mi tía, ahorre mucho tiempo de esfuerzo personal, fue un gran atajo para la conformación de mi propio patrimonio”.

En Informática un atajo de teclado es una tecla de acceso rápido, que por sí sola (por ejemplo, F1 para ayuda) o combinada con otras teclas (por ejemplo Control C) permiten reducir y agilizar operaciones.

Del verbo atajar, atajo, es la acción del sujeto que en primera persona retiene algo que le ha sido lanzado: “si me tiras el balón, seguramente lo atajo”.