Concepto de atosigar

La palabra atosigar es un verbo de primera conjugación. El término está integrado por el prefijo “a” del latín” “ad” y por el verbo latino “tosigar” que tenía dos significados muy distintos. Uno se derivó de “toxicun” en sentido de “veneno” y otra de “tussicare” tomada de “tussis” que puede traducirse como “tos”, aplicable a todo aquello que genera jadeo y cansancio extremo.

Si bien también puede usarse como la acción de producir la muerte o daños graves a otro utilizando veneno, es en el último sentido que en la actualidad se habla con mayor frecuencia de atosigar: como agobiar o producir fatiga. El sujeto que recibe el atosigamiento se siente abrumado y estresado, pudiendo traer consecuencias negativas tanto a nivel psicológico como físico (palpitaciones, hipertensión arterial, jaquecas, molestias gastrointestinales, etcétera).

El agente que causa la acción puede estar dentro de uno mismo: “Me atosigan tanto mis problemas, debido a mi personalidad débil, que no puedo pensar con claridad” o “Yo misma me atosigo buscando tantos quehaceres y termino muy cansada”; o deberse a presiones externas: “Mi jefe me atosiga con encargos y órdenes, algunas de las cuales carecen de sentido”, “Mi prima me atosiga contándome todo el tiempo sus problemas matrimoniales”, “La crisis económica está atosigando a la población”, “La madre atosiga al niño con tantas responsabilidades inapropiadas para su corta edad” o “El maestro atosiga a los niños con tantas tareas para el hogar”.

Que algo o alguien atosigue en algunos casos, cuando la presión es muy fuerte, resulta claro y puede dar origen a sanciones legales: “El patrón atosigó a sus empleados haciéndolos trabajar todo el día sin descanso en deplorables condiciones sanitarias”; pero en otras situaciones dependerá de la subjetividad de quien recibe la acción: “Mi hermano dice que mi padre lo atosiga con recomendaciones y consejos, y yo creo que son preocupaciones normales de todo padre que se preocupa por el bienestar de sus hijos, a mí me gusta que se interese por mí, no me siento para nada atosigado”.