Concepto de atracción

Del latín “attractĭonis” la palabra atracción hace referencia a traer algo hacia uno, lo que genera aproximación.

En la naturaleza

Hay algunos fenómenos naturales que poseen poder de atracción. El poder de atracción de los astros es lo que genera lo que conocemos como fuerza de gravedad, la que depende de la distancia que los separa y de su masa, ya que la fuerza de atracción será mayor si los cuerpos tienen más masa y se hallan a mayor distancia. La atracción de la Tierra sobre la Luna frena su movimiento de rotación, haciendo que entre la Tierra y su satélite exista una rotación sincronizada. El Sol y especialmente la Luna, ejercen su atracción sobre la superficie de nuestro planeta, lo que origina entre otros fenómenos, periódicamente, un cambio en el nivel de los mares y por ende las mareas.

Concepto de atracción

Los imanes son dispositivos naturales o artificiales cuyo poder de atracción hace que se le aproximen y peguen otros imanes o cuerpos metálicos.

En los sentimientos

En sentido afectivo la atracción hace que nos sintamos inclinados a adquirir ciertos objetos, o acercarnos, frecuentar o convivir con ciertos ambientes, animales y personas. Ejemplos: “Tengo mucha atracción por las motocicletas y me he convertido en un coleccionista de ellas”, “Este paisaje causa en mí tal atracción que me quedaría aquí para siempre” o “La simpatía de María causó en mí una gran atracción y ahora somos grandes amigos”. También ocurre este deseo de acercamiento con lugares que presentan entretenimientos o espectáculos especialmente programados para el disfrute de los visitantes. En este sentido hablamos de atracciones turísticas o de atracciones en los parques o de personas famosas que actúan como tales. Ejemplo: “El payaso es la mayor de las atracciones del circo” o “Es tan malo espectáculo que la mayor atracción que encuentran los espectadores es su decorado”.

En el cine

La película estadounidense dirigida por Adrian Lyne “Atracción fatal”, estrenada en 1987, trata el tema de la infidelidad en el matrimonio, y de cómo una aventura amorosa, originada en una atracción sexual, puede tener consecuencias trágicas.

Otro film dramático, que lleva en su título ese vocablo es “Atracción peligrosa” (The Town) estrenada en 2010, dirigida y protagonizada por Ben Afflex, donde el ladrón siente atracción por su rehén.