Concepto de baso

Nunca hay que confundir el término baso con la palabra vaso, pues mientras esta viene a referirse a un recipiente donde se contiene un líquido y que se emplea normalmente para beber, aquel es una conjugación del verbo basar.

En concreto, podemos decir que es la correspondiente a la primera persona del singular del presente de indicativo del mencionado verbo basar. Este, que es de tipo transitivo, tiene varias acepciones siendo una de ellas la que determina que viene a emplearse como “asentar algo sobre una base”, según expone el Diccionario de la Real Academia de la Lengua.

No obstante, como hemos mencionado este verbo tiene más significados. Así, también se suele utilizar como sinónimo de fundar o respaldar. Es decir, basar sería apoyar algo en concreto mediante el uso de una serie de discursos o de motivos y razones absolutamente eficaces y contundentes.

La tercera acepción que el citado Diccionario otorga al verbo basar es la que se emplea en el ámbito de las operaciones de tipo geodésicas. En este caso concreto, aquel viene a significarse como partir o tomar como referencia de manera constante a una base que está previamente determinada.

Teniendo en cuenta todo ello queda muy claro que nunca podemos confundir vaso con baso. Un término este último que si lleva una tilde en la última “o” viene a ser la tercera persona del singular del pretérito indicativo del verbo basar. Un ejemplo de ello sería: El abogado defensor se basó en todo momento en las pruebas halladas en el escenario del crimen.