Concepto de batir

Remontándonos al latín hallamos la etimología del verbo batir, ya que procede de “battuere” y su significado es “golpear”.

Se aplica en varios contextos:

Como golpes sobre algo, hablamos de batir las palmas, que es lo que hacemos cuando aplaudimos, de batir el agua sobre la costa cuando con movimientos fuertes las golpea, lo mismo que hace el viento cuando sopla con intensidad, o batir o golpear algún elemento para darle forma, como por ejemplo, el hierro: “Las ventanas han sido batidas por el viento y hacían un ruido estremecedor” o “No salgas hoy a navegar, las aguas están muy agitadas y pueden batir sobre tu embarcación”.

Concepto de batir

Cuando decimos que las aves baten sus alas para lograr volar, es aludir que las mueven con ritmo sostenido.

Es frecuente que hablemos de batir en la gastronomía, pues muchas preparaciones culinarias requieren remover, agitando con fuerza, haciendo movimientos en círculos, ciertos ingredientes líquidos, semilíquidos o sólidos con líquidos, para obtener una consistencia adecuada y homogénea, para que aumenten su volumen o se espesen, especialmente si se trata de tortas, decorados, mousses, helados o pasteles. Puede batirse a mano ayudándose de ciertos utensilios, como un tenedor o una varilla, o emplearse batidoras eléctricas que reducen tiempo y esfuerzo: “Bate bien las claras a punto de nieve si deseas obtener un buen merengue” o “En la receta dice que se debe batir ligeramente la leche con el azúcar para mezclar bien ambos ingredientes”.

En otro sentido, batir es ganar a otro o auto-superarse en una competencia, lucha o desafío: “El ejército aliado batió a los enemigos de modo brutal” o “He batido todos los récord que me he propuesto”.

En el terreno de las finanzas, “batir el mercado” es una expresión que se utiliza para dar cuenta de operaciones y gestiones de una cartera de valores, que superan en sus resultados los promedios del mercado.