Concepto de casuística

La palabra casuística de originó en el latín “casus” = caso, y se refiere a las aplicaciones particulares de las normas generales. Los ejemplos, son casos específicos de aplicación de leyes o teorías a lo que sucede en la práctica. La casuística nace de la observación, de la realidad, y no de abstracciones.

En el ámbito jurídico, la aplicación de las normas legales a casos concretos que se presentan para su resolución en sede tribunalicia y que terminan en una sentencia, van creando una fuente de Derecho, llamada jurisprudencia, que sirve para resolver de modo similar situaciones parecidas.

Concepto de casuística

En Medicina y otras Ciencias Naturales, la casuística permite la observación de fenómenos naturales que ocurren, para sentar teorías, sobre por ejemplo, las enfermedades y sus síntomas. Ejemplo: “se analizó una casuística de casi tres mil pacientes afectados por el mismo virus y todos presentaron síntomas idénticos”.

En la Ética aplicada, las experiencias vitales exigen un razonamiento que no sólo se base en reglas morales generales, sino en apreciar las circunstancias que rodean a un caso concreto, por ejemplo, si bien robar es una conducta éticamente reprochable, podría justificarse si se lo hace para que su hijo no muera de hambre, y no hay otro modo de procurarle el alimento, como si se está enfermo y no se puede trabajar. Esto también se tiene en cuenta al aplicar las normas jurídicas, para eximir o morigerar la pena, por ejemplo, ante un estado de necesidad. La Bioética utiliza muchas veces la casuística para resolver los dilemas que puedan plantearse entre el avance científico y los principios éticos, por ejemplo en los casos de alquiler de vientres.