Concepto de clausura

Originada en idéntico término latino, la palabra clausura, está integrada por “clausus” que puede traducirse como cerrado y por el sufijo de efecto “ura”. Clausura entonces, significa “cierre” y puede aplicarse a cualquier acto final de un evento o serie de ellos. Por ejemplo la clausura de las sesiones del congreso, la clausura de la actividad comercial o la clausura de una jornada deportiva.

Cuando la clausura es voluntaria y se produce por el cumplimiento de los fines propuestos, muchas veces está acompañada de festejos, por ejemplo: “Hemos realizado la clausura del año escolar con una actividad recreativa en el campo de deportes” o “Luego de jornadas agotadoras, se clausuraron las reuniones de negociación con una cena amistosa”.

Concepto de clausura

Sin embargo a veces las clausuras son impuestas, como ocurre cuando se clausura un local de ventas o destinado a la prestación de servicios, por no cumplir las reglamentaciones legales vigentes.

En Matemática, la clausura es una propiedad la cual sucede si aplicamos alguna operación matemática entre los elementos de un conjunto, y el resultado obtenido forma parte también del conjunto.

La clausura monástica, designa la vida de ciertos monjes que mediante votos de clausura no pueden abandonar el convento o monasterio donde residen, que solo a ellos les está reservado, no pudiendo tampoco ingresar extraños (con algunas excepciones) y no son mixtos (o sea solo para monjes o solo para monjas) con el fin de alejarse de todo lo mundano y tener una vida puramente espiritual y dedicada a Dios, orando en comunidad. Algunas de las órdenes religiosas que exigen votos de clausura son las de los benedictinos, carmelitas y jerónimos.